Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11 diciembre 2014

Evolución: mutaciones al azar + selección natural. Así de simple:

Read Full Post »

   Se conoce a las hinchadas radicales como grupos de aficionados organizados que apoyan a un equipo (de fútbol, generalmente) dentro y fuera del campo. Se diferencian del resto de aficionados por tres características principales: la fidelidad al club, el fervor al animar al equipo y la violencia.

    Pero, ¿a qué se debe la unión de estas características? ¿son los integrantes de las hinchadas los niños que no tuvieron una socialización primaria plena? Hay quien compara a las hinchadas con sectas; se habla incluso de resocialización (proceso de interiorización de nuevos contenidos culturales, llegando, a veces, hasta la reinterpretación de la socialización primaria). Pero, desde el sentido común; ¿existe de veras un proceso de resocialización? Sí que es cierto que se puede encontrar una identificación fuertemente afectiva, ya sea con el club o con el resto de hinchas, pero no un desmantelamiento de la anterior perspectiva de la realidad. Un ultra sigue queriendo a papá y a mamá y sabe que siempre quisieron lo mejor para él, para que sea más fácil de entender.

russia_soccer_01

 Ideas sectarias aparte, el surgimiento de las hinchadas comenzó con los conocidos hooligans, casi tan antiguos como el propio fútbol. Estos hinchas ingleses, al igual que la gran mayoría de los de hoy, eran personas perfectamente integradas en la sociedad entre semana, generalmente con un trabajo y una familia; lo que podríamos considerar un ciudadano modelo. Esto funcionaba hasta la llegada del domingo, con el partido; este ciudadano modelo canalizaba la rabia acumulada de una sociedad que, con el fin de conseguir una estructura viable para todos sus integrantes, no le dejaba desatar sus emociones mediante normas éticas. ¿Cómo la canalizaba? Mediante unas cervezas, un partido y una pelea contra los hooligans rivales. En principio solo debería ser necesario el propio partido para la canalización de esta violencia, pero está claro que hay quien necesita canalizarla de otro modo o simplemente salir de una rutina que le atrapa; de ahí el surgimiento de estos grupos radicales.

39film1

    Además del compartido por la sociedad estándar, los hinchas tienen su propio concepto de los valores que definen a una persona como tal, dándole gran importancia al honor y a la fidelidad a su club y a sus compañeros de hinchada. De ahí la violencia, que sirve para unir al grupo, al igual que en la gran sociedad, aunque en esta se canaliza mediante formas socialmente aceptables (volvemos al deporte). Estos valores son los que dan su fama y su respeto al grupo, sin honor, un hincha no es nada; lo que hace que éste llegue a dar lo que haga falta por los suyos, sabiendo que estos harán lo mismo.

   Este último párrafo da que pensar, más aún teniendo en cuenta la pérdida de importancia que están sufriendo los valores que dan lugar al honor en la sociedad actual; ¿no serán los hinchas el resultado de un declive social? ¿No serán, realmente, las personas íntegras que desean dar a conocer sus valores fuera de una sociedad que, cada día, va restando importancia a estos? ¿No son acaso las normas éticas una característica de los humanos? Los valores son únicamente humanos, porque, en teoría, para ser una persona íntegra se debe cumplir con unas normas éticas, lo cual estos hinchas cumplen a rajatabla (dentro de su propia sociedad, claro). 

Honor

Muestra de la importancia de los valores que caracteriza a los miembros de una hinchada; en este caso, a Ultras Sur (hinchada del Real Madrid CF)

Hooligan

Gonzalo Villa. 1º Bach. B

Nota de Eduardo:

Bueno, quizá sean los hinchas producto del declive social y haya personas que busquen “integridad” en otros lugares. Pero encontrar esa integridad en la violencia contra los otros… pues vaya, es el mismo argumento que utilizaba en nazismo o los del Estado Islámico.

Tampoco creo que se pueda justificar la violencia diciendo que es porque la sociedad es violenta. Violento es el que agrede, él es el responsable. Aunque, que se trata de un producto social, ésto es indudable.

Otro tipo de análisis nos podría llevar a el origen social, económico y cultural del hincha medio. Suele ser de clase media-baja, la que tiene más problemas económicos y sociales. Una forma de desviar el posible descontento de estos es orientándolo hacia el fútbol, no hacia el sistema mismo. Es decir, los que peor están se pegan entre ellos… Aquí hay debate, sin duda.

Read Full Post »