Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Antropología’ Category

“Tenemos un límite de amigos, no por falta de tiempo o ganas, sino a nivel biológico” Esta afirmación puede sonar extraña ya que alguien me podría debatir con un “pues yo tengo más de ciento cincuenta amigos en facebook”, o “en twitter me siguen más de doscientas personas”. Pero, ¿podríamos llegar a considerar como “amigos” a personas que no vemos en nuestra vida diaria?

El número de Dunbar es el límite de relaciones que puede tener una persona, dando un valor máximo de 150 relaciones, siempre y cuando la persona viva en condiciones especiales (ya sea por su trabajo, centro donde estudia, que viva en una sociedad pequeña, etc.). Es decir, a no ser que haya un motivo realmente importante, no estaremos ni cerca de los 50.

Pero, ¿por qué “sólo” 150?

Durante el final del siglo pasado, los primatólogos (quienes estudian el comportamiento de los primates) notaron que, tanto estos animales como los humanos, dada nuestra naturaleza altamente social; tendemos a mantener contacto con aquellos miembros de nuestro grupo social. Pero el número de miembros con los que mantenemos dicho contacto está limitado por el volumen de la neocorteza cerebral.

Esto se debe a que llegamos a un momento en el no podemos procesar tantas experiencias sociales; nuestro cerebro necesita saber quién es dentro de nuestro grupo de amigos e inconscientemente empieza a trabajar sabiendo cómo se relacionan los unos con los otros, llegando a un momento en el que esto sobrepasa nuestra capacidad de razonar. Un ejemplo básico: imagina que tienes un amigo al que no le cae bien otro amigo tuyo; deberás evitar alabar al segundo delante del primero para que éste no piense que le quieres más; y, por otro lado, deberás soportar cómo el primero critica a alguien al que aprecias.

Seamos sinceros, es algo que cansa, así que, imagínate llevar esto a una relación con 150 personas. ¿Serías capaz de recordar lo que todas te han dicho? ¿Te acordarías de que hay algo que no le has contado a alguien y el motivo por lo que no lo has hecho? O en un caso algo más extremo, ¿serías capaz de contar la misma excusa a todos ellos cuando un día te invitaron a salir y (para no decirles que preferías quedarte en casa viendo la tele tapado/a con una manta) inventaste cualquier pretexto?

Es por esto mismo que en 1992 Dunbar teorizó que un grupo con un tamaño de 150 personas debía tener un incentivo muy alto para mantenerse unidas.

Afirmó que sólo grupos bajo una intensa presión de supervivencia, como poblados de subsistencia, tribus nómadas y grupos militares, pudieron, en promedio, alcanzar la cantidad de 150 miembros. Es más, Dunbar notó que tales grupos están casi siempre cerca físicamente. Un grupo disperso tendría menos lazos, al encontrarse sus individuos de forma menos frecuente.

Por lo tanto, los grupos de 150 miembros sólo aparecerían debido a una necesidad absoluta.

Resumiendo, no podemos considerados “populares” o “importantes” sólo por tener un número de tres cifras como amigos en facebook ya que un amigo es alguien con quien mantienes una relación que involucre al menos un mínimo de confianza y obligación, una historia personal que va más allá de conocer nombres y caras.

En conclusión, no somos el nuestro número de seguidores, ni “likes” en una foto que subamos a una red social. Debemos reflexionar un momento y pensar quién sería capaz de hacer lo imposible por estar a tu lado en un día de bajón, y si tú harías lo mismo si estuvieras en su lugar, porque cuando se trata de amistad hay que recordar algo: “no importa la cantidad, sino la calidad”.

Por: Paula Sánchez Cabello, 1ºB Bachillerato 

Read Full Post »

Seguramente muchos de los que leáis este post habréis escuchado la famosa frase “Homo homini lupus est” que es lo mismo que “el hombre es un lobo para el hombre” pronunciada por el filósofo inglés Hobbes o probablemente también habréis escuchado la célebre frase dicha por Rousseau: “el Jean-Jacques Rousseau (painted portrait).jpghombre es bueno por naturaleza y es la sociedad quien lo corrompe”. Y aquí van mis preguntas: ¿Quién de los dos tenía razón?, ¿Se puede saber o es sólo una cuestión filosófica?.

Numeroso experimentos científicos han demostrado que el ser humano nace con un instinto moral y es capaz de diferenciar el bien del mal, pero también es capaz de discriminar.

Un experimento hecho por la psicóloga infantil Karen Whine y el psicólogo Paul Bloom ha demostrado que el ser humano nace con un sentido de la moralidad. El experimento consta de un bebé y una representación de marionetas. Como no se le puede preguntar a un bebé qué está bien y qué está mal debido a su incapacidad de hablar se le representa una obra.

En la obra aparecen 3 marionetas: 2 de ellas son un tigre y una un perro, de diferente color uno naranja y otro gris, y en el centro esta la tercera marioneta, intentando abrir una caja. El primer tigre, el gris, va hacia donde está la marioneta del centro y la ayuda a abrirla. Después vuelve a salir la misma marioneta del centro intentando abrir la caja pero en este caso el tigre naranja que está a la izquierda salta encima de la caja para cerrarla.

Después de este experimento se le pregunta a los bebés si sienten algo diferente respecto a los dos muñecos, para hacer esta pregunta se les da a elegir a los bebeés entre uno del los dos muñecos y los datos obtenidos son sorprendentemente en que el 85 y el 90% de los bebés especialmente los de 5 o 6 meses escogen la marioneta que ha ayudado en vez de la que no ha ayudado. Con este experimento se ha llegado a la conclusión que los bebés se inclinan hacia la bondad y son contrarios al comportamiento antisocial.

Entonces si somos buenos por naturaleza, ¿por qué no continuamos así? La respuesta es que nacemos con una moralidad bondadosa, pero es frágil, y si crecemos en una sociedad que premia ser despectivos con la gente, ser egoísta, y admirar el sufrimiento hacia las otras personas el sentido de la empatía puede verse afectado.

Según la RAE ,la empatía es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos. La empatía es diferente en cada uno de nosotros algunos tienen más y otros menos pero al fin y al cabo todos somos capaces de ponernos en la situación de los demás. Ahora bien, vosotros  pensaréis que los psicópatas al no sentir nada por nadie no tienen empatía, y bueno no es del todo cierto, ya que un estudio ha demostrado que los psicópatas son capaces de empatizar; pero solo cuando necesitan algo de otra persona, es decir que es capaz de ponerse en la piel de la otra persona para manipularla y conseguir lo que quieren.

Se ha demostrado que una manera de ver nuestra empatía es observar a gente bostezando y que nosotros bostezemos. Este suceso se debe a las neuronas espejo.

Un experimento hecho por el neurocientífico Christian Keyisers en Holanda, ha demostrado que cuando vemos el dolor en una persona se convierte automáticamente en nuestro dolor, de una forma psicológica. En el experimento el sujeto ve un vídeo de una mano que es golpeada varias veces, después al sujeto se le golpea la mano igual que en el vídeo. Los datos obtenidos son que el dolor recibido al igual que el observado activa las mismas áreas del cerebro; por lo consiguiente sentimos el dolor de una persona igual que si fuéramos ellos .

Ahora bien una vez que vamos creciendo y nos vemos afectados por la sociedad, nuestra moralidad cambia y se adapta.

Hace 50 años el psicólogo Stanley Milgram realizó un experimento en el cual los participantes debían corregir los fallos de un sujeto si fallaban una respuesta mediante la  administración de una descarga electrica, seguramente os suene este experimento pues fue llevado al cine en 2001 en la película de Das experiment , las descargas que se aplicaban no eran de verdad, pero los sujetos no lo sabían. El objetivo era averiguar hasta donde llegaba el ser humano a la hora de obedecer unas órdenes de una persona con autoridad. Los datos obtenidos nos muestran que dos tercios de los sujetos obedecieron hasta el final.

 

Hasta aquí parece que el ser humano es bueno por naturaleza, pero, ¿ os acordáis de la psicóloga infantil Karen Whine?: hizo otro experimento en el que a los niños se le presentaban dos platos con diferentes tipos de comida, en uno de ellos había galletas de crema y en el otro judías verdes. Otra vez aparecen 2 marionetas una de ellas come las galletas y demuestra satisfacción y la otro al comer las galletas dice que no le gusta. Al final le preguntan al bebé qué marioneta prefiere y sorprendentemente el niño no sólo coge la marioneta que comparte sus mismos gustos sino que disfruta viendo cómo se castiga la marioneta que no comparte sus propios gustos y es considerada para él como algo extraño. Si esto lo extrapolamos a una sociedad adulta podemos deducir que nacemos racistas y homófobos.

Al fin y al cabo Rousseau tenía razón, pero también Hobbes y nuestra naturaleza es incierta, estos experimentos no han aclarado esta cuestión que lleva asolando al ser humano desde tiempos de Aristoteles y es: ¿ El ser humano es bueno o malo por naturaleza?.

He llegado a la conclusión de que nosotros nos comportamos según unos valores que nos han impuesto las personas que nos rodean y otra conclusión que he sacado es que la filosofía no está tan separada de la ciencia como creemos.

 

 Paul Sebastían Bohórquez Pico.

1ºBachillerato.

 

Read Full Post »

Imprescindible vídeo. Por desgracia, tiene relación con algo muy frecuente: el abandono de tratamientos médicos -de eficacia probada- por pseudoterapias sin base racional alguna, pseudociencias que hacen peligrar vidas. De fondo, incultura científica y estafadores:

Aquí dejo la noticia a la que se hace referencia (pincha sobre la imagen):

Captura de pantalla (63)

Read Full Post »

Dejo por aquí la obra Calígula en pdf, una joya escrita por Albert Camus.

1 javier collado vertical

Para 4º de ESO y para quien quiera. Aquí, una pequeña introducción:

     “Calígula, escrita por Albert Camus, se basa en la vida del emperador romano y de ahí parte su historia. El tema es el de este personaje, quien se vuelve loco a partir de la muerte de su hermana con quien tenía relaciones incestuosas. Al principio desaparece unos días. Sus leales compañeros temen por él ya que suponen que la pérdida de Drusila le está dando un sufrimiento mortal. Cuando Calígula retorna de “su retiro” viene totalmente cambiado. Ha adoptado una nueva lógica para su vida, quizá para amortiguar el enorme dolor de la pérdida de su amada. El cambio que manifiesta es totalmente extremo: era un muchacho inocente, dócil y bueno y se ha convertido en un tirano. Adopta una lógica incomprensible y trata de conseguir los imposibles. El poder comienza a utilizarlo sin límite alguno, lo que según él lo convierte en un hombre libre, más capacitado que los propios dioses. Manda a matar a quien se le antoja, le roba en sus narices las mujeres a sus amigos, les quita a los ricos sus herencias para dárselos al estado, etc. Su actitud comienza a disgustar a la gente a sumo grado y comienzan los patricios a urdir su plan de venganza y muerte, a manos de Quereas, su líder.”
Original-head-of-Caligula

No sólo se refiere a este “emperador monstruo”, sino que se trata de una reflexión filosófica acerca del poder teniendo en cuenta a monstruos contemporáneos como Adolf Hitler, que se acaba de suicidar cuando se estrena la obra. Y, de fondo, una reflexión más profunda acerca del absurdo de nuestras creencias, convenciones y, en general, de nuestra vida ante los vaivenes del poder, de la historia, de los otros y de nosotros mismos… de eso que llamamos “destino”.

camus

Pinchando la imagen: representación de Calígula de 1971, en RTVE

  Dejo por aquí los apuntes de Hitler y de la Ariosofía

Ostara-1

 

Read Full Post »

La mayoría de nosotros ha oído hablar del placebo.(“Efecto placebo”, derivado del latín “complaceré”). El efecto placebo no es más que  el conjunto de efectos sobre la salud que produce la administración de un “placebo”(es decir una sustancia inocua), que puede ser una pastilla, un ungüento, una terapia, la automedicación o un ritual de cualquier índole, y que no se deben al efecto específico de ningún acto médico.

Un equipo de neurólogos de la Universidad de Michigan (Estados Unidos), cuyo lider es David J. Scott, ha descubierto que, cuando una persona cree que va a tomar una medicina eficaz, en su cerebro se activa una región relacionada con la habilidad de experimentar un beneficio (el núcleo accumbens) y segrega dopamina, una sustancia que produce un efecto analgésico.

placebo-nocebo

Sin embargo, ese mismo poder del cerebro humano incluso inducir una curación o un alivio físico a partir de una creencia positiva o expectativa de recuperarse, tiene su lado contrario: el menos conocido comúnmente: “efecto nocebo”, cuando la salud empeora a causa de la creencia del paciente de que la terapia no funcionará o incluso que le perjudicará.

   “La expectativa, es decir, lo que esperamos que suceda, en el desarrollo de nuestra enfermedad, provocando incluso que los síntomas desaparezcan o que surjan otros nuevos”, comentó el neurólogo alemán Magnus Heier.

En los últimos diez años los médicos han mostrado que este efecto nocebo (del latín “dañaré”) es muy común. Aunque los efectos secundarios son algo subjetivos, las respuestas de los pacientes que experimentan el efecto nocebo, ocasionalmente, aparecen como erupciones en la piel o se detectan en exámenes fisiológicos.

“Es increíble, toman pastillas con azúcar y cuando mides las enzimas del hígado están elevadas”, dice Dimos Mitsikostas, del Hospital Naval de Atenas.

Incluso al medirse la actividad de los nervios, se ha mostrado que la médula espinal comienza a responder a un aumento del dolor antes de que pueda sentirlo.

nocebo migrañas.jpg

Si de verdad crees que te falta oxígeno en tu encéfalo puedes experimentar migrañas.

Fabrizio Benedetti, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Turín, Italia, ha escaneado cerebros de individuos sometidos al nocebo que parecen desencadenar activaciones en el hipotálamo, y en la glándulas pituitaria y suprarrenal; áreas que se ocupan de amenazas extremas a nuestro cuerpo.Ha llegado a la conclusion de que si tu miedo y creencias son lo suficientemente fuertes, el resultante coctel de hormonas podría ser letal.

Una de las dolencias donde se ha constatado el efecto nocebo es la fibromialgia, que se caracteriza por dolor crónico que el paciente localiza en el aparato locomotor, y suele estar acompañana de fatiga intensa, rigidez articular, alteraciones del sueño, depresión y cefaleas entre otras manifestaciones clínicas.

Hoy en día el nocebo es quizás más visible en trastornos como el llamado “síndrome de la turbina eólica” o la “electrosensibilidad”, una reacción alérgica a teléfonos móviles y conexiones inalámbricas de internet.

granja-turbinas-eolicas

El simple hecho de creer que son perjudiciales pueden hacer que realmente lo sean para ti.

Pero si algo nos dice la experiencia del efecto es que no deberíamos subestimar la angustia que causa.

“No tengo ninguna duda de que la gente realmente experimenta síntomas físicos”, dice James Rubin del King’s College de Londres.

Entonces, ¿qué hacer para prevenirlo?

Se ha demostrado que es muy difícil que la gente deje de creer en sus costumbres cuando están muy arraigadas, pero es que el simple hecho de que tu compañero de oficina este enfermo, si tú crees que te lo va a contagiar, empezarás a sufrir síntomas de inmediato y al final enfermarás.

La educación puede restarle poder al efecto nocebo. La conexión entre la mente y el cuerpo es algo que no nos podemos dar el lujo de ignorar, a pesar de nuestros increíbles avances médicos nuevos.

efecto-palcebo-mcrs49n7g6tt6ymty9v5xl78vcxp357ug6x1fy7kis.jpg

El simple color de una pastilla te puede inducir a que te haga más efecto o menos.

Durante años la medicina fue esencialmente placebo; al utilizar las expectativas, los magos o curanderos hicieron uso de la expectativa para curar.

Con lo que concluimos que el efecto placebo y nocebo no son suficiente para superar las enfermedades, pero sí es estrictamente necesario.

Dejo, además, el siguiente programa de Redes acerca de este efecto:

María José García      1º bachillerato B

Read Full Post »

Sujit se creyó durante seis años que era una gallina. Vivió encerrado en un gallinero, cuando, a sus dos años,  su madre se suicidó, el padre fue asesinado y los abuelos no sabían que hacer con él debido a su epilepsia.

Comía como ellas picoteando, cacareaba como ellas y no sabía hablar.

A sus ocho años, sin hablar una palabra, le encontraron y debido a que no había en Fiji un sólo lugar para niños abandonados, lo colocaron en un asilo para ancianos, ya que nadie quiso adoptarlo.

Durante 22 años estuvo amarrado a una cama debido a su comportamiento. Hoy a sus 40 años aún lleva las cicatrices en su cintura de las sábanas con las que lo ataban al camastro.

Hoy aún sigue a veces actuando como una gallina, picoteando las paredes, sin conseguir aun dormir en una cama y se acurruca en un sillón al estilo de las gallinas. Pero ha empezado a recuperarse gracias a la ayuda de la empresaria australiana, Elizabeth Clayton, que trabajaba con  importaciones en Fiji.

A finales de 2002 el marido de Elizabeth acababa de fallecer y tuvo con Sujit uno de esos encuentros “que le cambió la vida”.
Así cuenta su encuentro con el Sujit:

“Estaba totalmente debilitado y maltratado. Había recibido golpes en la cara y tenía los dedos hinchados además de los dientes y la nariz quebrados. Cuando lo tuve delante no sabía decir si era un hombre o un niño. Su apariencia era decrépita. Las personas creían que era un salvaje”.

“Vi, sin embargo, como un brillo en sus ojos cuando me miró. No podía, a ese punto, darle la espalda”.

Primero, le visitaba en el asilo para intentar una relación mínima con él, hasta que decidió llevárselo a su casa. “Picoteaba las paredes como una gallina y no conseguía dormir en la cama. A veces me mordía, me arañaba y me empujaba, pero poco a poco conseguí que empezara a ser independiente, que se afeitara sólo, se limpiase los dientes o hiciese sus necesidades”, cuenta Elizabeth.

Aun así, cuando el chico estaba ya viviendo con ella, las autoridades locales se presentaron en su casa y se lo llevaron.

Sujit y Elizabeth en la actualidad

Clayton recurrió angustiada a la justicia. Llegó el momento del veredicto del tribunal y allí mismo tuvo lugar un instante de sorpresa y emoción. Cuando el juez estaba para anunciar sentencia negativa, Sujit se levantó y se acurrucó en los brazos de Elizabeth. Sorprendido, el juez no lo dudó, cambió de opinión y decretó que Sujit podía seguir viviendo con la nueva madre adoptiva.

Su mayor reto es que Sujit hable, que pronuncie palabras por lo menos.

Ha sido llevado a Australia donde ha sido visitado por fonoaudiólogos, patólogos, neurólogos etc. le han diagnosticado epilepsia, y aún no habla, pero ya consigue hacerse entender a  través de gestos gracias  a Elizabeth.

Aquí es donde observamos la gran falta de socialización primaria, ya que durante seis años no tuvo contacto alguno, y más debido a su “enfermedad” habría necesitado un contacto aun mayor.

No podemos descartar tampoco el hecho de que estuvo atado a una cama en un asilo durante 22 años, lo que le afectó física y psicológicamente ya que es un maltrato.

En mi opinión, aunque la labor de Elizabeth está siendo muy grande y está ayudándole mucho, dudo que logre a sus cuarenta años de edad, hablar con fluidez y menos aun leer o escribir. Todo ésto debido a lo que hicieron cuando solamente era una niño pequeño, perdiendo así esas “cualidades”.

En la actualidad, Elizabeth ha vendido toda su fortuna para crear una institución de niños abandonados que recoge en la calle y vive con ellos en comunidad.

Ana Horcajada Pisa – 1º Bach B

Read Full Post »

Más cercano que los casos de los niños lobo o salvajes, el documental Los niños de la Estación Leningradsky , del 2004, nos muestra las consecuencias de una mala socialización primaria. Este documental de 35 minutos se llevó el Oscar al mejor documental corto.

Es duro. Y por eso merece la pena.

leningradsky

Tania

Read Full Post »

Older Posts »