Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘niños salvajes’

Sujit se creyó durante seis años que era una gallina. Vivió encerrado en un gallinero, cuando, a sus dos años,  su madre se suicidó, el padre fue asesinado y los abuelos no sabían que hacer con él debido a su epilepsia.

Comía como ellas picoteando, cacareaba como ellas y no sabía hablar.

A sus ocho años, sin hablar una palabra, le encontraron y debido a que no había en Fiji un sólo lugar para niños abandonados, lo colocaron en un asilo para ancianos, ya que nadie quiso adoptarlo.

Durante 22 años estuvo amarrado a una cama debido a su comportamiento. Hoy a sus 40 años aún lleva las cicatrices en su cintura de las sábanas con las que lo ataban al camastro.

Hoy aún sigue a veces actuando como una gallina, picoteando las paredes, sin conseguir aun dormir en una cama y se acurruca en un sillón al estilo de las gallinas. Pero ha empezado a recuperarse gracias a la ayuda de la empresaria australiana, Elizabeth Clayton, que trabajaba con  importaciones en Fiji.

A finales de 2002 el marido de Elizabeth acababa de fallecer y tuvo con Sujit uno de esos encuentros “que le cambió la vida”.
Así cuenta su encuentro con el Sujit:

“Estaba totalmente debilitado y maltratado. Había recibido golpes en la cara y tenía los dedos hinchados además de los dientes y la nariz quebrados. Cuando lo tuve delante no sabía decir si era un hombre o un niño. Su apariencia era decrépita. Las personas creían que era un salvaje”.

“Vi, sin embargo, como un brillo en sus ojos cuando me miró. No podía, a ese punto, darle la espalda”.

Primero, le visitaba en el asilo para intentar una relación mínima con él, hasta que decidió llevárselo a su casa. “Picoteaba las paredes como una gallina y no conseguía dormir en la cama. A veces me mordía, me arañaba y me empujaba, pero poco a poco conseguí que empezara a ser independiente, que se afeitara sólo, se limpiase los dientes o hiciese sus necesidades”, cuenta Elizabeth.

Aun así, cuando el chico estaba ya viviendo con ella, las autoridades locales se presentaron en su casa y se lo llevaron.

Sujit y Elizabeth en la actualidad

Clayton recurrió angustiada a la justicia. Llegó el momento del veredicto del tribunal y allí mismo tuvo lugar un instante de sorpresa y emoción. Cuando el juez estaba para anunciar sentencia negativa, Sujit se levantó y se acurrucó en los brazos de Elizabeth. Sorprendido, el juez no lo dudó, cambió de opinión y decretó que Sujit podía seguir viviendo con la nueva madre adoptiva.

Su mayor reto es que Sujit hable, que pronuncie palabras por lo menos.

Ha sido llevado a Australia donde ha sido visitado por fonoaudiólogos, patólogos, neurólogos etc. le han diagnosticado epilepsia, y aún no habla, pero ya consigue hacerse entender a  través de gestos gracias  a Elizabeth.

Aquí es donde observamos la gran falta de socialización primaria, ya que durante seis años no tuvo contacto alguno, y más debido a su “enfermedad” habría necesitado un contacto aun mayor.

No podemos descartar tampoco el hecho de que estuvo atado a una cama en un asilo durante 22 años, lo que le afectó física y psicológicamente ya que es un maltrato.

En mi opinión, aunque la labor de Elizabeth está siendo muy grande y está ayudándole mucho, dudo que logre a sus cuarenta años de edad, hablar con fluidez y menos aun leer o escribir. Todo ésto debido a lo que hicieron cuando solamente era una niño pequeño, perdiendo así esas “cualidades”.

En la actualidad, Elizabeth ha vendido toda su fortuna para crear una institución de niños abandonados que recoge en la calle y vive con ellos en comunidad.

Ana Horcajada Pisa – 1º Bach B

Anuncios

Read Full Post »

Corto y pego la entrada del blog culturainquieta. Buenos ejemplos de lo que ocurre cuando falla la socialización primaria en el desarrollo del individuo. Vemos mejor por qué nos llamamos a nosotros mismos animales culturales o simbólicos.

Feral Children (niños salvajes) es el último proyecto fotográfico de la fotógrafa alemana residente en Londres Julia Fullerton-Batten. En Feral Children Julia echa una mirada más oscura a lo que es crecer en circunstancias inusuales.
La Niña Sin Nombre “me inspiró para investigar más sobre otros casos de niños salvajes,” explica la autora. “Encontré que había un número considerable de ellos. En algunos casos era porque el niño se perdía, y se lo quedaban animales salvajes, y especialmente aquellos abandonados o desatendidos por sus padres. Estos casos documentados existen en 4 de los 5 continentes.”

Niña loba, Mexico, 1845-1852

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten

En 1845 se vio a una niña corriendo a 4 patas con una manada de lobos que atacaba a unas cabras, y después devorándolas. Fue capturada pero escapó. En 1852 se la vio con dos lobeznos pero corrió a la espesura y no se la volvió a ver.

Oxana Malaya, Ucrania, 1991

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten2

Oxana fue encontrada viviendo con perros en 1991. Tenía 8 años y llevaba 6 viviendo con ellos. Sus padres eran alcohólicos y una noche la dejaron fuera, y se fue con los perros a buscar calor. Al encontrarla, se comportaba como un perro, andaba a 4 patas y solo sabía decir sí y no. Con terapia intensiva Oxana aprendió a hablar y comportarse como una niña de 5 años. Ahora tiene 30 y vive en una clínica de Odesa, trabajando en el hospital de animales bajo supervisión.

Shamdeo, India, 1972

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten3

Shamdeo, un niño de unos cuatro años de edad, fue descubierto en un bosque en India en 1972. Le encontraron jugando con cachorros de lobo. Su piel era muy oscura, dientes afiliados, uñas largas, cabello muy enmarañado y muy duros callos en las palmas, los codos y las rodillas. Le encantaba cazar pollos, comía tierra y le encantaba el sabor de la sangre. Estaba muy unido a los perros.
Finalmente solo comía carne cruda, nunca habló, pero aprendió un poco de una lengua de signos. En 1978 fue admitido en la Casa de la Madre Teresa para indigentes y moribundos en Lucknow, donde fue rebautizado como Pascal. Murió en febrero de 1985.

Prava (El niño pájaro), Rusia, 2008

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten4

Prava tenía 7 años y fue encontrado en un apartamento diminuto, viviendo con su madre de 31 años, encerrado en un cuarto lleno de jaulas con pájaros y sus excrementos, y trataba al niño como a otra mascota. Nunca le pegó ni le dejó sin comer, pero jamás le habló. Él solo se comunicaba con los pájaros y no podía hablar, pero agitaba sus brazos como las alas de las aves. Fue llevado a un centro de atención psicológica donde los médicos intentan rehabilitarle.

Marina Chapman, Colombia, 1959

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten5

Marina fue secuestrada en 1945 cuando tenia 5 años y abandonada en la jungla. Vivió 5 años con unos monos capuchinos y aprendió de ellos a trepar y lo que se podía comer. Cuando fue rescatada por cazadores no sabía hablar, la vendieron a un burdel y luego fue convertida en esclava, hasta que un vecino la rescató y la llevó a Bogotá, donde fue adoptada junto a sus 5 hijos. En 1977 se mudaron a Reino Unido, donde aún viven. Se casó y tuvo hijos, la más joven de ellos, Vanessa James le ayudó a escribir un libro con su historia: La niña sin nombre.

Madina, Rusia, 2013

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten6

Madina vivió con perros desde que nació hasta los 3 años. La encontraron unos trabajadores sociales en 2013, desnuda, andando a 4 patas y gruñendo. Su padre la abandonó y su madre se volvió alcohólica. Los otros niños no jugaban con ella porque se comportaba como los perros. Los médicos dicen que Madina está fisica y mentalmente sana a pesar de su comportamiento. Probablemente lleve una vida normal cuando aprenda a hablar.

Genie, USA, 1970

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten7

Cuando era un bebé, su padre decidió que era “retrasada” y la encerró en un pequeño cuarto de la casa atada a un retrete para niños. Vivió sola y confinada durante 10 años. En 1970, a los 13 años un trabajador social descubrió su estado. No sabía moverse bien ni hablar, escupiendo todo el rato. Gradualmente aprendió unas pocas palabras y a leer, hasta desarrolló algo de comportamiento social. Tras varias adopciones donde sufrió abusos y amenazas, volvió al hospital infantil, donde dejó de hablar de nuevo. Los fondos para tratar e investigar a Genie cesaron en 1974 y no se sabía qué fue de ella, hasta que un investigador privado la encontró en una instalación para adultos con problemas mentales.

El niño leopardo, India, 1912

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten8

Tenía 2 años cuando se lo llevó una leopardo en 1912. 3 años después un cazador mató al animal y encontró 3 cachorros, siendo uno este chico. Lo devolvieron a su hogar, con rodillas callosas y dedos torcidos, pero peleaba con quien se acercara y se comió crudo un ganso tras matarlo. No podía hablar y solo gruñía. Luego aprendió a hablar y caminar más recto. Por desgracia, se volvió gradualmente ciego de cataratas, típico en su familia.

Sujit Kumar, El niño pollo, Fiji, 1978

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten9

Sujit sufría comportamiento disfuncional de niño y sus padres le encerraron en un corral de gallinas. Sus padres murieron y su abuelo le siguió manteniendo ahí confinado. Tenía 8 años cuando le encontraron en la carretera, cloqueando e imitando a los pollos. Fue llevado a un asilo, pero era muy agresivo y estuvo 20 años atado a la cama. Ahora tiene 30 y le cuida Elizabeth Clayton, quien le rescató. Su vida en la actualidad

Kamala y Amala, India, 1920

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten10

Kamala de 8 años y Amala de 12 fueron encontradas en 1920 en la cueva de unos lobos por un clérigo. Las chicas no parecían humanas e iban a 4 patas, y las capturó. Al principio dormían juntas acurrucadas, gruñían y comían carne cruda. Estaban físicamente deformadas y no tenían interés en los humanos, pero su vista, oído y olfato eran excepcionales. Amala murió al año siguiente de su captura, y Kamala aprendió a decir algunas palabra y caminar de pie, pero murió en 1929 de un fallo en el riñón, con 17 años.

Ivan Mishukov, Rusia, 1998

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten11

Iván fue abusado por su familia y huyó a los 4 años. Vivía en la calle mendigando y se hizo amigo de unos perros salvajes, con quienes compartía comida. Al final se convirtió en el líder de la manada. Vivió así 2 años pero finalmente le llevaron a un hogar infantil. Debido a que mendigaba, aún sabía hablar, y todo esto ayudó a su recuperación. Ahora vive normalmente.

Marie Angelique Memmie Le Blanc (La niña salvaje de Champagne), France, 1731

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten12

Durante 10 años caminó sola por miles de kilómetros en los bosques de Francia. Armada con un palo, luchaba contra animales salvajes y comía pájaros y ranas. Fue capturada a los 19 años, no sabía hablar y tenía garras. En 1737 la reina de Polonia se la llevó de caza de conejos, ya que corría bastante para cogerlos. Ayudada por varios patrones ricos, aprendió a leer, escribir y hablar francés. En 1755 se publicó su biografía y en 1775 murió en París, a los 63 años y siendo rica.

John Ssebunya (El niño mono), Uganda, 1991

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten13

Huyó de casa a los 3 años en 1988 al ver a su padre asesinar a su madre.  Acabó en la jungla donde vivió con monos. Fue capturado en 1991 y llevado a un orfanato. Tenía pelo por todo el cuerpo y parásitos intestinales. Finalmente aprendió a hablar y comportarse humanamente. Resultó tener una gran voz y sale de gira por Reino Unido con el coro infantil Pearl of Africa.

Victor (El niño salvaje de Aveyron), France, 1797

Feral Children ninos salvajes Julia Fullerton-Batten14

Victor fue visto a finales del siglo XVIII en los bosques del sur de Francia, pero escapó. Fue capturado en 1800 con 12 años, incapaz de hablar y lleno de cicatrices. No sentía el frío en absoluto. Intentaron enseñarle a hablar y comportarse, pero fue imposible. Al final fue llevado a una institución en París y murió a los 40 años.
via featureshoot / demilked

Read Full Post »