Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Psicología’

Siguiendo con lo visto acerca de la relación entre la psique, o personalidad, o yo… y el cerebro en el brillante documental gratuito, El mal del cerebro, qué mejor que la lectura de este clásico de la neuropsicología escrito por Oliver Sacks, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero:

Para saber algo acerca de Sacks, muerto en 2015, merece la pena echar un ojo  a este par de enlaces donde se nos narra cómo se despide este gran científico al saber que le queda poco de vida:

Oliver Sacks se despide tras anunciar un cáncer terminal

16628758535_d593ef38e1_b

De mi propia vida

8aa7dc1d7596b4d41b83f1cb74f55499

Oliver Sacks en 1961

cerebro

Anuncios

Read Full Post »

“Tenemos un límite de amigos, no por falta de tiempo o ganas, sino a nivel biológico” Esta afirmación puede sonar extraña ya que alguien me podría debatir con un “pues yo tengo más de ciento cincuenta amigos en facebook”, o “en twitter me siguen más de doscientas personas”. Pero, ¿podríamos llegar a considerar como “amigos” a personas que no vemos en nuestra vida diaria?

El número de Dunbar es el límite de relaciones que puede tener una persona, dando un valor máximo de 150 relaciones, siempre y cuando la persona viva en condiciones especiales (ya sea por su trabajo, centro donde estudia, que viva en una sociedad pequeña, etc.). Es decir, a no ser que haya un motivo realmente importante, no estaremos ni cerca de los 50.

Pero, ¿por qué “sólo” 150?

Durante el final del siglo pasado, los primatólogos (quienes estudian el comportamiento de los primates) notaron que, tanto estos animales como los humanos, dada nuestra naturaleza altamente social; tendemos a mantener contacto con aquellos miembros de nuestro grupo social. Pero el número de miembros con los que mantenemos dicho contacto está limitado por el volumen de la neocorteza cerebral.

Esto se debe a que llegamos a un momento en el no podemos procesar tantas experiencias sociales; nuestro cerebro necesita saber quién es dentro de nuestro grupo de amigos e inconscientemente empieza a trabajar sabiendo cómo se relacionan los unos con los otros, llegando a un momento en el que esto sobrepasa nuestra capacidad de razonar. Un ejemplo básico: imagina que tienes un amigo al que no le cae bien otro amigo tuyo; deberás evitar alabar al segundo delante del primero para que éste no piense que le quieres más; y, por otro lado, deberás soportar cómo el primero critica a alguien al que aprecias.

Seamos sinceros, es algo que cansa, así que, imagínate llevar esto a una relación con 150 personas. ¿Serías capaz de recordar lo que todas te han dicho? ¿Te acordarías de que hay algo que no le has contado a alguien y el motivo por lo que no lo has hecho? O en un caso algo más extremo, ¿serías capaz de contar la misma excusa a todos ellos cuando un día te invitaron a salir y (para no decirles que preferías quedarte en casa viendo la tele tapado/a con una manta) inventaste cualquier pretexto?

Es por esto mismo que en 1992 Dunbar teorizó que un grupo con un tamaño de 150 personas debía tener un incentivo muy alto para mantenerse unidas.

Afirmó que sólo grupos bajo una intensa presión de supervivencia, como poblados de subsistencia, tribus nómadas y grupos militares, pudieron, en promedio, alcanzar la cantidad de 150 miembros. Es más, Dunbar notó que tales grupos están casi siempre cerca físicamente. Un grupo disperso tendría menos lazos, al encontrarse sus individuos de forma menos frecuente.

Por lo tanto, los grupos de 150 miembros sólo aparecerían debido a una necesidad absoluta.

Resumiendo, no podemos considerados “populares” o “importantes” sólo por tener un número de tres cifras como amigos en facebook ya que un amigo es alguien con quien mantienes una relación que involucre al menos un mínimo de confianza y obligación, una historia personal que va más allá de conocer nombres y caras.

En conclusión, no somos el nuestro número de seguidores, ni “likes” en una foto que subamos a una red social. Debemos reflexionar un momento y pensar quién sería capaz de hacer lo imposible por estar a tu lado en un día de bajón, y si tú harías lo mismo si estuvieras en su lugar, porque cuando se trata de amistad hay que recordar algo: “no importa la cantidad, sino la calidad”.

Por: Paula Sánchez Cabello, 1ºB Bachillerato 

Read Full Post »

¿Qué es una fobia?

Antes de empezar a describir diferentes tipos de fobia primero tenemos que saber qué es una fobia.

Según la RAE: Una fobia es un temor angustioso e incontrolable ante ciertos actos, objetos, que se sabe que es absurdo y se aproxima a la obsesión.

Diferencias entre miedo y fobias:

No hay que confundir fobia con miedo ya que varía en su intensidad y repercusiones:

El miedo es una sensación absolutamente normal donde nuestro organismo reacciona preparándose para afrontar un peligro, ya sea ante estímulos reales o imaginarios (por ejemplo, viendo una película de terror). El miedo desencadena ciertas reacciones físicas tales como una aceleración de las pulsaciones cardíacas, tensión muscular, erizamiento del vello, etc. El cuerpo se prepara de esta manera para huir o para defenderse. Es natural sentir miedo, ya que éste muchas veces es un indicador de peligros reales.

El-miedo-blog-767x300

La fobia, por el contrario, es un trastorno psicológico que genera un miedo exacerbado, irracional e incontrolable ante ciertos estímulos. El malestar que las fobias provocan en quienes las padecen es tan intenso que llega a afectar sus vidas cotidianas, la relación con su entorno y con sus seres queridos.

¿Por qué se producen las Fobias?

Aunque actualmente no se conoce a ciencia cierta por qué se producen las fobias, hay algunas teorías:

Según Freud las fobias eran causadas por conflictos creados en los primeros años de la niñez y que no se habían resuelto.

Otra teoría dice que las fobias se crean por experiencias pasadas directas o indirectamente. Por ejemplo la gente que tiene fobia a los perros según esta teoría es porque de pequeño habría sido atacado o habría visto a alguien ser atacado brutalmente por un perro y en la actualidad lo aplica a todos los perros.

Las teorías biológicas están basados en estudios hechos a personas con una misma fobia:

Algunos investigadores relacionan la cafeína con el pánico, otros han relacionado con un leve prolapso de la válvula mitral (Es la que se encarga de cerrarse para que la sangre expulsada  no vuelva a meterse hacia el corazón) como posible causa de los ataques de pánico.

Manifestaciones de las Fobias.

Las fobias se pueden manifestarse de diferentes formas:

Psicológicas: La persona se horroriza y empieza a sentir un pánico incontrolable y repentino hacia el objeto o situación en cuestión.Aunque no haya peligro la persona que sufre este miedo empieza a imaginarse situaciones de riego o de peligro.

Físicas: Empieza a notarse temblores, el ritmo cardíaco se incrementa y la persona puede paralizarse o la sentir una necesidad inmensa de huir.

Defensivas: En este caso depende de la persona si la persona tiene miedo a enfrentarse a situaciones peligrosas huirá.Pero, por otro lado algunas personas que padecen ataques de pánico es muy probable que empiecen a experimentar: mareos, sensación de ahogo, sentir miedo a morirse o a enloquecer.

A continuación veremos veremos las fobias mas comunes,raras y muy raras.

Fobias Comunes:

1-Aracnofobia: Miedo incontrolable hacia las arañas

05_1024

2-Claustrofobia: Miedo a los espacios cerrados

claustrofobia-1

 

3-Acrofobia:Miedo a las alturasacro-350-300x300

4-Sociofobia: Es un miedo incontrolable a ser juzgado negativamente por la sociedad

5-Brontofobia: Miedo incontrolable a la tormenta

6-Agorafobia: Miedo a los espacios abiertos

7-Carcinofobia: Miedo a contraer el cáncer

8-Necrófobia: Miedo a la muerte

9-Aerofobia: Miedo a volar

10-Coulrofobia: Miedo a los payasos

Fobias Raras:

Antrofobia: Miedo irracional a las flores

Dipsofobia: El miedo extremo a las bebidas alcohólicas y a la embriaguez.

Fagofobia: Miedo a comer y tragar

Bromidosifobia: miedo al mal olor corporal, tanto propio como ajeno.

Enofobia: Temor o asco al vino.

Ecofobia: Miedo a estar en casa

Hipopotomonstrosesquipedaliofobia: temor a las palabras grandes.

Efebifobia: Miedo a los adolescentes

Fobias muy raras:

Optofobia: miedo a abrir los ojos.

Xanthofobia: Miedo al color amarillo.

Lebofobia y Dextrofobia: Levofobia es el miedo a los objetos que se encuentran a la izquierda y la Dextrofobia es el miedo a los objetos que se encuentran a la derecha.

Anatidaefobia: Miedo irracional a que te esté observando o mirando un pato

pato_mirandote_a_los_ojos

Alektorofobia: Miedo a las gallinas o pollos de corral.

“BONUS FOBIA”

Lupolipafobia: Miedo a ser perseguido por un hombre lobo alrededor de una mesa de cocina mientras anda en calcetines y el suelo esta encerado.

hombre-lobo

¿Tiene cura?

El tratamiento de una fobia tiene que ser necesariamente un tratamiento psicológico.

Pero en  algunas ocasiones se puede curar extirpando una parte del cerebro, pero es muy polémico.

Algunas fobias es muy difícil o casi imposible curarlas ya que no saben muy bien dónde podría haber empezado este trastorno.

1º Bachillerato Lucio Lupano y Sebastián Bohórquez

 

Read Full Post »

Según los estudios más recientes en Estados Unidos, para lograr el éxito no sólo se necesita ser muy inteligente. Es más, no es tan indispensable si se cultiva y practica el autocontrol. 

Imagen

En 1972 el psicólogo Walter Mischel, de la Universidad de Stanford, realizó el experimento denominado “The Marshmallow Test” a niños y niñas de 4 años. Básicamente el experimento trataba de lo siguiente: el investigador le ponía al niño de 4 años una nube de azúcar delante (marshmallow en inglés) y le decía “Toma una nube de azúcar. Te la puedes comer cuando quieras, pero si esperas a que vuelva, te daré otra más”. Se iba y no volvía hasta 15 minutos más tarde.Imagen

Se pudieron observar diferentes comportamientos, algunos hacían desaparecer la nube de azúcar en un chasquido, otros intentaban evitar la tentación tapándose los ojos, otros unicamente se quedaban mirando la tentación sin hacer nada, y otros daban patadas con un evidente nerviosismo y desesperación. Al final del experimento, dos terceras partes acaban sucumbiendo a la tentación, y la otra tercera parte elegían esperar. Es decir, solo el 33% de los niños conseguían esperar y aguantar para conseguir un premio mayor al final de todo.

Imagen

El experimento reveló su importancia muchos años después. Mischel siguió la vida de los niños durante  quince años y descubrió que quienes habían sucumbido más rápido al test eran aquellos que presentarían más problemas emocionales en el futuro. A esos chicos les costaba mantener la atención, manejaban peor las situaciones de estrés y tenían más problemas gestionando sus relaciones de amistad . Mostraron conductas más irritables, menos tolerancia a la frustración, inseguridad en sí mismos, lo que los hacía más dependientes, celosos, testarudos, indecisos….

Mientras que los niños con más autocontrol y capacidad de planificación de futuro, acababan siendo más aplicados y capaces en las diversas facetas de su vida cotidiana. Eran personas socialmente más competentes y con mayor éxito académico.

El hallazgo más importante es lo que se ha llamado el Principio del Éxito, que expone que las personas que tienen la habilidad para aplazar la gratificación son los más propensos a tener éxito, la disciplina personal de quien construye al largo plazo y prefiere una gratificación final más importante frente a una recompensa en el corto plazo, inmediata.

Aquí os dejo este gracioso vídeo en el que se lleva a cabo el experimento y en el que se puede observar el comportamiento de los niños durante el test:

Paula Lafuente

Read Full Post »

Una secuencia de autorretratos del pintor Utermohlen. El primero de la serie es de 1967. El resto, uno al año, son desde 1996 al 2000:

Desolador el retrato que deja el Alzhéimer. Para verlas con más atención:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »